Hay infinidad de artículos sobre el principio de la energía solar fotovoltaica. Pero no pretendemos dar una clase de ingeniería, sino apuntar algunas nociones básicas de fondo y forma. O, por usar términos de actualidad, de «macro» y «micro»:

Y es que se tiende a creer que a pesar de las turbulencias del momento actual, en el fondo, el sentido común es el que impera en nuestra sociedad y que esas turbulencias son producto del mal obrar de algunos. En nuestra opinión, el sentido común se desvanece cuando el Sistema se organiza en torno a criterios exclusivamente económicos cortoplacistas y la toma de decisiones recae en unos pocos. Decisiones que marcan nuestro día a día, nuestro comportamiento individual, nuestro comportamiento como masa social y, en el caso que nos ocupa, nuestros hábitos de consumo.

Si seguimos cuestionando el quién y no el qué, ¿adónde vamos y qué huella dejaremos en la historia de la humanidad como siglo? Sin duda, una de estas huellas está relacionada con los recursos naturales y la abusiva explotación que hacemos de ellos. Tenemos la necesidad de cambiar nuestras formas de consumo eléctrico y buscar una fuente de energía limpia, barata e inagotable. Tenemos el deber de proporcionar riqueza y seguridad energética, que perdure en el tiempo.

La energía solar fotovoltaica revierte ese Sistema caduco y propicia la autogestión y la sostenibilidad energética. El Sol no ha llegado todavía a la mitad de su ciclo de vida, la tecnología que se ha desarrollado para captar su radiación (y con ella generar calor y energía) es muy avanzada y sus costes en los últimos años se han abaratado hasta el punto de convertirla en la energía más rentable.

Su funcionamiento es simple, seguro y eficaz. Además es altamente adaptable, pues es cada vez mayor la capacidad de captación de energía. Y su instalación y puesta en marcha es tan simple como en el gráfico que se muestra a continuación:

 

 

DIBUJO SISTEMA SOLAR

1- Inversor: transforma la energía de corriente continua procedente del captador fotovoltaico en energía de corriente alterna que, o se carga en nuestras baterías, o bien alimenta directamente nuestro equipamiento eléctrico.

2- Módulos fotovoltaicos: compuestos de células de silicio, que son las captadoras de la radiación solar que estimulan el movimiento de sus electrones generando la electricidad que se vierte al resto del sistema.

Ya lo ves. Si en este texto hemos pasado del «macro» al «micro», echando un vistazo al gráfico te darás cuenta de que si cada consumidor siguiera este «micro-principio», rápidamente desaparecerían «macro-conceptos» como pobreza energética o calentamiento global, para dar paso a otros como autogeneración, sostenibilidad y eficiencia.

 

Share The Story

About the author