Cada vez son más frecuentes las alusiones en prensa y televisión a la alternativa que muchos ciudadanos están adoptando en materia de consumo eléctrico. El aumento del precio del watio y el saqueo constante al bolsillo del personal por parte de las compañías eléctricas, está provocando que muchos usuarios se «aíslen»y se «unan». Y es que estos dos términos antagónicos se complementan muy bien para según qué cosas.

En el post de hoy vamos a revisarlas:

Aislada
Las instalaciones de energía solar fotovoltaica aislada son instalaciones que no están conectadas de modo alguno con la red eléctrica pública. La energía producida por los módulos fotovoltaicos se almacena en baterías, de las que van consumiendo los equipos eléctricos de la vivienda o negocio. Además, y según el caso, se instala con un respaldo como un grupo electrógeno alimentado por gasoil o biodiesel para dar cobertura eléctrica si las baterías llegasen a descargarse por debajo del mínimo que se programe. Los elementos necesarios para configurar una instalación de aislada son los que puedes encontrar en un kit de estas características.

Habitualmente asociamos este tipo de instalación a viviendas o granjas que se encuentran alejadas de la red eléctrica, normalmente en zonas rurales. Pero comienza a ser considerable el número de casos de instalaciones de aislada en zonas urbanas o periféricas. Este segundo tipo corresponde a aquellos usuarios que por un motivo u otro (la mayoría de las ocasiones para ahorrar en su factura de la luz) han decidido desconectarse de la red eléctrica y comenzar a abastecer sus equipos con energía solar.

Ese es, por ejemplo, el caso de un taller mecánico cuya instalación acaba de ponerse en funcionamiento. Este taller situado en la Comunidad Valenciana, en una zona periférica de uno de los grandes centros urbanos de la región, tenía un consumo mensual de luz demasiado alto. Entonces, el dueño del taller decidió «cortar los cables» e independizarse de la red eléctrica común. Contactó con nosotros y se le hizo un dimensionado adaptado a las necesidades de potencia media de su maquinaria, respaldando los picos de potencia con un grupo electrógeno por gasoil. Este taller, con un consumo diario de 63.000 w/h aproximadamente, llegaba a tener que pagar entre 1.000 y 1.500 euros mensuales de luz. Su nueva instalación, preparada para fluctuar alrededor de los 63.000 w/h, va a poder amortizarla el quinto año y, a partir de entonces, podrá ahorrar entre un 60 y 70 % de su gasto en electricidad, correspondiendo el porcentaje restante de gasto al gasoil del equipo de respaldo.

CULLERA-1-4

Unidos

Como decíamos, aunque hasta hace poco se trataba de una medida marginal, hoy son muy numerosos los casos de usuarios que adoptan esta medida e, incluso, de asociaciones o colectivos que abogan por ella. El hastío alcanzado por las continuas subidas en el precio de la luz y la cada vez mayor conciencia medioambiental han propiciado que surjan con fuerza algunas iniciativas que promueven la independencia energética y que se oponen en rotundo al saqueo constante del lobby eléctrico.

Así, ejemplos como «Corta los cables« o «Plataforma por un nuevo modelo energético« se han convertido en colectivos muy populares y seguidos, que están ayudando a implantar una nueva visión del desarrollo energético e industrial en nuestro país, luchando activamente contra el oligopolio energético y educando sobre consumo y sostenibilidad.

Las instalaciones de energía solar fotovoltaica aislada ya no son una opción exclusiva para aquellos que tenían una casa en la montaña o una granja de avestruces enmedio de ninguna parte. Al contrario, la mayoría de los consumidores no tenemos casas en el campo ni explotaciones agrarias, pero muchos sí nos vemos obligados a desembolsar cantidades abusivas por nuestra factura de la luz en nuestro negocio o domicilio. La aislada representa una opción para aquellos que dispongan de un espacio como una cubierta o una terraza en viviendas adosadas, chalets, naves industriales o, incluso, pequeñas comunidades de vecinos.

Share The Story

About the author