Una de las aplicaciones más demandadas en materia de energía solar es el bombeo solar fotovoltaico. Un sistema de bombeo solar es sencillo y económico y difiere en poco de los sistemas convencionales de extracción de agua. Normalmente son equipos preparados para funcionar en lugares a los que el tendido eléctrico no llega, sustituyendo así a los bombeos accionados con combustible. Sin embargo, en los últimos tiempos, es cada vez mayor el número de usuarios que opta por aplicarlo en entornos ya electrificados.

 ¿Dónde?

 El bombeo solar representa una opción lógica, barata y cómoda para cualquier explotación, vivienda o negocio que necesite agua y se encuentre fuera de las redes de distribución. Aunque su instalación no es exclusiva de zonas áridas o semi-áridas, un sistema de bombeo aplicado a estas zonas supone una ayuda para el desarrollo agrario y económico de la zona. En ese sentido, el bombeo de agua mediante energía solar es un recurso óptimo para zonas en vías de desarrollo, que aún tienen la oportunidad de crecer de forma ordenada y sostenible.
foto-bombeo-solar-mercasolar
Los sistemas de bombeo solar pueden aplicarse desde explotaciones agrícolas de secano y regadío, hasta campings o zonas recreativas de parajes naturales, pasando por granjas, pastos y abrevaderos, y ofreciendo el menor impacto posible en la relación impacto visual / ambiental.

¿Cómo?

La extracción de agua mediante captadores solares tiene un funcionamiento muy sencillo. Los módulos fotovoltaicos proporcionan energía eléctrica a la bomba de extracción que hay situada en el pozo. Sin embargo, esta bomba expulsa el agua con presión y caudal diferentes según su profundidad y la cantidad de energía recibida por los módulos. En el caso de que nuestra necesidad de irrigación coincida con las horas de mayor insolación (por ejemplo si necesitamos suministrar agua para ganado), el sistema de bombeo no necesitará más instalación que la citada. Pero si nuestras necesidades son diferentes (regadíos, secanos o uso humano), será necesario bombear el agua a un depósito o balsa para asegurarnos el caudal y la presión necesarias según el caso, lo que nos permitirá, además, la captación del agua de lluvia.
foto-bombeo-solar-mercasolar-2_1
Por último, si la opción del almacenamiento no es posible, el bombeo solar se puede controlar con la instalación de unas baterías para garantizar un flujo de agua regulado o ininterrumpido.
app-story-dw-02_300x480_hb (1)
app-story-irr-02_300x480_hb (1)

Dimensionado

A los factores determinantes geográficos como distancia entre el pozo y la explotación, factores geológicos como la profundidad del acuífero y su tamaño, o factores ambientales como índice de radiación solar y pluviometría, debemos sumar los condicionantes de tipo humano, tales como uso, consumidor y destino. En la siguiente tabla se detallan las medias diarias de necesidad de agua:
CONSUMO HUMANO : 400 lts./persona
EXPLOTACIÓN ANIMAL -lts/cabeza-
Bovinos: 45 lts. Cabras: 8 lts. Burros: 23 lts.
Ovejas: 8 lts. Caballos: 50 lts. Vacas Lecheras: 57 lts.
Pollos: 0,23 lts. Cerdos: 20 lts. Novillos: 20 lts.
IRRIGACIÓN
Por árbol frutal: 150 lts. Granja suburbana: 60 m³ /Ha
En definitiva, los sistemas de bombeo solar representan una opción idónea para extraer agua. Su instalación es sencilla y económica (en función del caudal requerido) y la comparativa con la extracción mediante combustibles fósiles o electricidad proveniente de la red convencional ya le es favorable, lo que sitúa al bombeo solar como una opción real también para zonas desarrolladas y electrificadas. 
Share The Story

About the author