Desde hace algunos años, en la mayoría de las ciudades y en gran número de carreteras, se han ido incorporando sistemas de alumbrado autónomo; desde farolas solares hasta señalética, pasando por equipamientos urbanos como marquesinas de autobús o parquímetros. Es obvio que su crecimiento se debe a las ventajas que ofrece un sistema de este estilo: Ayuntamientos y Administraciones ahorran costes de electrificación, facturas de la compañía eléctrica y costes de mantenimiento.

alumbrado-carretera-energia-solar-eolica-600x401

De entre todas las soluciones que aporta la energía solar al alumbrado y al equipamiento urbano e interurbano, quizás sea la de la farola solar la más conocida y demandada. Veamos por qué.

 

Eficiencia.

Con un mantenimiento mínimo y un rendimiento enorme, la farola solar se ha posicionado como el sistema de iluminación más eficiente del mercado. Los últimos modelos comercializados utilizan iluminación LED, con lámparas que superan las 50.000 horas de vida útil, combinando la longevidad con el ahorro extremo. No en vano, una lámpara LED es capaz de consumir hasta un 90% menos de energía que sus rivales luminiscentes. Ello se debe a que, a diferencia de otras lámparas, el LED opera a baja temperatura, transformando el 98% de la energía en luz y no en calor, como ocurre con la luz incandescente (que sólo aprovecha un 5% de energía para brillar) o la luz fluorescente. Por último, otro de los factores que permiten un ahorro tan elevado es que, a diferencia de la luz de sodio, de la halógena o de la fluorescente, las lámparas LED no necesitan calentarse para brillar con toda su fuerza, evitando así pérdidas de energía y molestos parpadeos.
farola-solar.-carmanah

 

Amortización.

Un producto que ofrece un 90% de ahorro necesita, al menos, ser un 91% más caro para no ser rentable. Este supuesto, con las farolas solares, no existe. Su precio apenas difiere del precio de los sistemas convencionales y puesto que para medianas y grandes acometidas no se hace necesaria obra civil, la farola solar acaba siendo más económica. Además, en el caso de las farolas solares que distribuyemercasolar.com, el montaje interno ya está realizado. Por tanto, sólo resta anclar y enchufar.

 

Autonomía.

Hay pocos bienes industriales que representen tan claramente el concepto de autonomía. La farola solar funciona de forma absolutamente autónoma en casi todos sus procesos (desgraciadamente no se instalan solas). Desde el encendido y apagado hasta la recarga, pasando por la regulación de la intensidad lumínica, la farolas solares incorporan una serie de sistemas para racionalizar el consumo y hacerlo aún más eficiente. En primer lugar, incorporan función crepuscular, es decir encendido y apagado automáticos al crepúsculo y al alba respectivamente. En segundo lugar, la recarga de su batería se regula gracias a la función PWM, que administra la carga y el consumo. Por último, y en relación al segundo punto, su intensidad lumínica es adaptable a las condiciones de luz ambiental y a las necesidades de iluminación del espacio que ocupan. Por otra parte, con carga completa puede llegar a funcionar durante 48 horas (por si algún día no amanece). En cualquier caso, se debe tener en cuenta que el panel solar que incorpora puede seguir recargando la batería en condiciones de luz difusa.

 

Resistencia.

Las farolas no son un elemento que destaque por su robustez ante impactos o choques. Dentro de ese orden, la farola solar cumple con los preceptos de resistencia y durabilidad de otros sistemas. Sin embargo, al tener un elemento añadido como es el módulo fotovoltaico, la farola solar debe garantizar una resistencia extra al viento. De esta forma, sus diseños suelen ser más robustos que el resto de sus competidoras. Además, en tanto que disponen de un sistema eléctrico más complejo, tanto su anclaje al suelo como su estanqueidad son mayores.
farola-solar

 

En definitiva, los sistemas de alumbrado autónomo, que van desde farolas solares hasta balizas oseñalización, mantienen una serie de ventajas muy claras con respecto a los equipos tradicionales. Ventajas que, a pesar de las políticas históricamente restrictivas con la energía renovable, son irresistibles tanto para la Administración (que cada vez incorpora más equipamiento urbano  y rural autónomo) como para las empresas y los particulares.
Share The Story

About the author